Mestiza

Chile

Festival y Encuentro Internacional de Mujeres en las Artes Escénicas. 

Recrear el Rito

Desde la perspectiva de lo femenino y su trabajo, en esta versión de Mestiza queremos poner el acento en el Rito, territorio ardiente de lo simbólico. Consideramos al Rito como un ejercicio fundamental para la coherencia social. El sostén más sólido de las identidades colectivas y en ello un regulador de la sana convivencia, no solo entre personas, sino también entre todo lo vivible en tanto que pasajero o trascendente.

Abordar al Rito desde el arte es una tarea que se ha emprendido mundialmente desde las vanguardias, a inicios del siglo XX. Estando atento a esa producción de espiritualidad y estética, deseamos con este Encuentro instalar reflexiones que sean un aporte amplio y social a la cultura chilena en gran parte desacralizada y en ello brutalmente desmembrada.
A la vez, sentimos que la estructura convocante del Ritual impulsa el cuestionamiento de las estructuras teatrales actuales y el rol de las mujeres en el teatro de hoy y el futuro.

Mestiza 2016 ha elegido el tema del Rito y como este no solo es arcaico sino producido por el arte, como es el caso de Violeta Parra, Gabriela Mistral o Isidora Aguirre, que hoy vuelven a convocar para adentrarse en él y observar cómo se re-crea en la contemporaneidad.

Nuestro encuentro busca la mirada femenina sobre la relación primigenia: Rito y Teatro, enfrentándonos a diversas preguntas: ¿Es el acto teatral un rito?¿Transforma el acto teatral el espacio que ocupa, volviéndolo sagrado? ¿Cuál es la relación entre teatro contemporáneo y rito? ¿Qué ocurre con el artista en la repetición de la obra? ¿Qué papel juega el espectador? ¿Son los ritos una necesidad intrínseca del ser humano y el teatro una transmutación de esta necesidad? Estas preguntas serán abordadas en las mesas redondas de reflexión crítica, teniendo como base los espectáculos programados.

Soy parte de este ‘mestizaje’, así como el Magdalena de Chile me lo dejó: arbitrario, irruente, posible , siempre vivo -como todas las cosas que suenan y resuenan-, leal a un hilito de tierra y al valor de la memoria, cuando esta resiste.
— Cristina Castrillo, Teatro delle Radici, Suiza